Seleccionar página

Director: Renny Harlin

 Intérpretes: Andy García, Val Kilmer,Richard Coyle,  Emmanuelle Chriqui, Rupert Friend

Año: 2011

Temas: Ética y técnica. Guerra y verdad. Organizaciones cerradas.

 

En 2008, Rusia invadió Osetia del Sur, territorio enclavado dentro del Estado de Georgia. 5 días de agosto narra esas jornadas centrándose en: el Presidente de Georgia Mijeíl Saakashvili, un general ruso responsable de la acción militar, y el grupo de corresponsales norteamericanos que cubre los hechos con la ayuda de una ciudadana local.

 

La película refleja el principio marxista de que no hay verdad ni mentira, sino sólo el interés del momento. Así vivieron durante décadas los jerarcas de la Unión Soviética, y así siguen haciéndolo hoy en día en Rusia y otros países, y partidos inspirados en ese malhadado sistema de opresión fundamentado en el marxismo.

 

Crudamente explica Arthur Koestler en sus Memorias cuáles son los principios prácticos del comunismo: “La única actitud dialécticamente correcta era permanecer dentro, mantener la boca cerrada, tragarse la bilis y esperar a que llegara el día en que, después de la derrota del enemigo y la victoria de la revolución mundial, Rusia y la Komintern estuvieran preparadas para convertirse en instituciones democráticas. Entonces, y sólo entonces, se pediría a los líderes que rindieran cuentas de sus actos: las derrotas evitables, los sacrificios sin sentido, la gangosa corriente de calumnia y denuncia en la que nuestros camaradas habían perecido.

“Hasta que llegara ese día tenías que seguir el juego: confirmar y negar, denunciar y retractarse, comerse las palabras y lamer tu propio vómito; ése era el precio que tenías que pagar para que te permitieran continuar sintiéndote útil, y así conservar tu pervertida autoestima”.

El ambiente que se crea dentro de un sistema cerrado, y el comunismo es ejemplar, es un invernadero emocional. La ausencia de objetividad de los debates es compensada por el fervor de quienes creen en ese paradigma. “El discípulo –detalla Koestler- recibe un adoctrinamiento total y un entrenamiento igualmente total en el método peculiar de razonamiento del sistema. Como consecuencia de este entrenamiento adquiere una técnica argumentativa que es casi siempre superior a la de cualquier contrincante exterior. Se lo pone perfectamente al tanto de los grandes debates del pasado entre los apóstoles y los no creyentes; se les hace conocer la historia de las herejías y los cismas.; conoce las controversias clásicas entre jansenistas y jesuitas, entre Freud y Jung, entre Lenin y Kautsky. De esta manera, reconoce a primera vista el tipo de actitud de su contrincante, es capaz de clasificar las objeciones del mismo en categorías que le son familiares; conoce las preguntas y las respuestas como si fueran las variantes de apertura de una partida de ajedrez. El teólogo, psicoanalista o marxista, bien entrenado, de mentalidad cerrada, puede en cualquier momento hacer picadillo a su adversario de mentalidad abierta y de ese modo probar la superioridad de su sistema ante el mundo y ante sí mismo”.

 

Difícilmente podría resumirse mejor lo que el largometraje trata de exponer. No es que los georgianos pertenezcan a una sociedad netamente abierta, pero –al menos en la narración cinematográfica- los esfuerzos por lograrlo son superiores a los de sus contrincantes.

 

El maniqueísmo que planea sobre la película es excesivo. Paralelamente, refleja bien que junto a la ideología, en muchas ocasiones tienen peso las circunstancias personales. En el caso del general en jefe ruso, su cruel comportamiento viene marcado por el deseo de vengar la muerte de su propio hijo tiempo atrás.

 

Aparece también otra figura, típica en las guerras y en muchas organizaciones mercantiles: el mercenario. No pregunta, sólo actúa. No piensa, únicamente espera órdenes. Su único valor es el interés personal. Lo demás, poco o nada le importa.

 

Como en tantas organizaciones, las órdenes superiores se convierten en el escudo perfecto para comportamiento inapropiados. Una vez que ese broquel es levantado, ya cualquier cosa, por perversa que sea, encontrará justificación. ¡Cuántas organizaciones –incluso dedicadas a objetivos aparentemente loables- encuentran en una supuesta obediencia debida el único argumento para comportamientos aviesos! Qué perversa resulta la expresión: quien obedece nunca se equivoca… Nazis y comunistas, y otros muchos miembros de ideologías cerradas, se equivocaron precisamente por obedecer.

 

La conducta del presidente georgiano es innovadora, también porque en parte no tiene muchas otras alternativas. Replegando sus escasas fuerzas militares, trata de mostrarse ante otras naciones como el único agredido por una fuerza ajena a la que él no ha provocado.

 

En el corto plazo, aquello supuso un descalabro, porque su ejército se fue retirando. En el medio plazo (en ese caso, escasos días), bastantes países captaron el mensaje y viajaron a Georgia para apoyar al más débil y, probablemente, injustamente atacado.

 

Como siempre, acabaron pagando justos por pecadores. Personas que no habían tomado decisiones, rindieron el tributo de sus vidas en aquella insensata guerra.

 

El poder de los Medios de comunicación es puesto de relieve a lo largo de la cinta. Las decisiones empiezan a ser tomadas cuando se emiten en televisiones internacionales imágenes de brutalidades cometidas por soldados rusos. Allí sucedió, como en innumerables ocasiones, que lo que no sale por la televisión sencillamente no existe…

 

La primera víctima de un conflicto armado es la verdad. 5 días de agosto, más que una película trata de ser un documental sobre aquellos hechos. A pesar del escaso presupuesto, el resultado es convincente, y rescata acontecimientos tan recientes en la historia como desconocidos para la mayoría.

 

¿Quieres aprender más?

Mediante la lectura descubrimos mundos que no habrían estado a nuestro alcance de ningún otro modo

Te has suscrito correctamente. ¡No te olvides de revisar ahora tu bandeja de entrada!

Share This