Seleccionar página

Lo que hoy en día se denomina compliance, se calificaba como RSE (algunos lo siguen haciendo), y antes Ética empresarial. Me gusta mencionarla en ocasiones con el simple término de decencia. Es la característica que permite diferenciar al líder del manipular. O también a la organización digna de la indecente.

 

Hace pocas semanas podría haberme costado la vida la ausencia de Compliance de Westin Camino Real (del grupo Westin, perteneciente a Marriott International).

 

Llegué a Guatemala el 30 de septiembre de 2018 para impartir una conferencia en un Congreso. Nada más llegar al hotel Westin Camino Real pregunté en Conserjería si la zona era segura para pasear. La respuesta fue que no había ningún riesgo.

 

Pocos días después, acudí con otra persona al Museo nacional de Arqueología, a pocos minutos del hotel. Un Uber nos llevó. El regreso decidimos hacerlo a pie.

 

A mitad de camino fuimos asaltados a punta de pistola. Tuvimos que entregar todo lo que llevábamos: iPhone, dinero, joyas, reloj…

 

Al llegar al hotel, el jefe de seguridad nos trasladó su sorpresa. Nos aseguró que en los cinco años que él llevaba allí nunca había sucedido nada parecido.

 

Esa misma tarde supimos que era mentira. Pocos días antes, en el mismo lugar que a nosotros, habían atracado a un italiano que iba a trabajar como chef del hotel. Aquel profesional había abandonado el país de inmediato. Otros clientes y empleados del hotel nos informaron de sucesos recientes muy semejantes, algunos con final sangriento. Nos previnieron también para que no acudiésemos a un Centro Comercial cercano -Los Próceres- donde de vez en cuando secuestran extranjeros.

 

¡Y en la recepción del hotel nos habían aconsejado ese Centro comercial para cambiar divisas!

 

¿Cuál fue la reacción del hotel tras haber puesto en riesgo nuestras vidas a causa de sus mentiras? ¡Regalarnos un masaje de 25 minutos!

 

Y el mayor interés del directivo que habló conmigo era que identificase a los empleados que nos habían informado de aquellos sucesos.

 

Marriott International, a quien pertenece Westin, debería reflexionar sobre su compliance. O mejor dicho ¡¡¡sobre su decencia!!!

¿Quieres aprender más?

Mediante la lectura descubrimos mundos que no habrían estado a nuestro alcance de ningún otro modo

Te has suscrito correctamente. ¡No te olvides de revisar ahora tu bandeja de entrada!

Share This